UthsyGirl-Youtube

Loading...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Poesia Negra – Algunos ejemplos

Estos solo son unos cuantos!!! Lo mejor de la poesía africana de expresión francesa desde mediados del siglo XX hasta la actualidad. Versos que entremezclan los influjos occidentales con el imaginario mítico africano y que extraigo una mínima porción de ellos a continuación para picar al lector.

 

Mujer negra

¡Mujer desnuda, mujer negra!
vestida con tu color que es vida, con tu forma
que es belleza.
A tu sombra he crecido; la dulzura de tus manos
vendaba mis ojos.
Y ahora, en pleno estío, en pleno mediodía, te
descubro, Tierra prometida, desde la cima
de un alto puerto calcinado
y tu belleza me fulmina en pleno corazón, cual
relámpago de un águila.

¡Desnuda mujer, mujer obscura!
madura fruta de carne tersa, sombríos éxtasis
de vino negro, boca que haces lírica mi boca.
Sabana de puros horizontes, sabana que a las
caricias fervientes del viento del Este te estremeces
tantán esculpido, tantán tensado que en los
dedos del vencedor bramas
canto espiritual de la Amada tu voz grave
de contralto.

¡Desnuda mujer, mujer oscura!
Aceite que ninguna brisa riza, aceite suave en
los costados del atleta, en los costados de los
príncipes de Malí

Gacela de celestes ataduras, las perlas son
estrellas por la noche de tu piel.
Delicias de los juegos del espíritu los brillos de
oro púrpura por tu piel en tornasol.
A la sombra de tu cabellera mi angustia se ilumina
con los cercanos soles de tus ojos.

¡Mujer desnuda, mujer negra!
tu belleza canto pasajera, forma que en lo
Eterno fijo
antes que el Destino celoso te reduzca a cenizas
para nutrir las raíces de la vida

Autor: Lópold Sedar Senghor

 

Tus ojos profetizan un dolor 

Como terreros, tres colinas de cenizas...
Mas decidme: ¿de quién son estas cenizas?
ojos-Dolor

El mar obedecía ya sólo a los negreros
los negros se dejaban apresar
pese a los sortilegios de sus sonrisas
tocaban a rebato
a puntapiés en los vientres
de pasantes encinta:
y un toque de queda para corromper su agonía
los fuegos de la selva en especial causan malos sueños

En cuanto a mí
¿qué crimen habría cometido?
Si violara la luna
¿los resucitaría?
¿qué dolor tus ojos profetizan?

Autora: Chicaya U'tamsi

 

Aquí estás

Aquí estás,
en pie y desnudo.
Limo eres, lo recuerdas;
pero en verdad eres el hijo de esta sombra parturienta
que se apacienta de lactógeno lunar,
luego la forma de un fuste tomas lentamente
soledad Por esta pared baja que atraviesan los seños de las flores
Y el perfume del estío en su reposo.

Sentir, creer que raíces te brotan en los pies,
corren y se retuercen como ávidas serpientes
hacia alguna fuente subterránea
o se enlazan en la arena
y ya te unen con ella, a ti, oh viviente,
árbol desconocido, árbol no identificado,
que elabora frutos que tu mismo has de coger.

Tu cima,
en los cabellos que sacude el viento,
encubre un nido de pájaros sin materia;
y cuando a acostarte vengas a mi cama
y yo te reconozca, hermano mío errante,
tu contacto, tu aliento y el olor de tu piel
suscitarán ruidos de alas misteriosas
hasta las fronteras del sueño.

Autor: J. Jacques Rabearivelo

 

 

Un gracias no cuesta, si te gusto deja tus comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada